ANSIEDAD Y MIEDOS INFANTILES

existen ansiedades y miedos en los niños
El miedo no existe,
no tengo miedo.
Es un color oscuro
que escapó de un cuento

Aurelio González Oviés




Los miedos infantiles son normales, fruto del descubrimiento del mundo por parte del niño, que a veces no sabe interpretar la realidad o le parece algo demasiado grande y peligroso.

La terapia para tratar los miedos en los niños es a través del juego, por medio de dibujos, historias, y también técnicas de relajación

Hay otros tipos de miedos, relacionados con la relación social que debe ir desarrollando desde pequeño, y que incluye el miedo a los desconocidos, al colegio, a las personas...este miedo ya es patológico y debe ser tratado desde la primera infancia.


ARTÍCULOS RELACIONADOS


















TRASTORNO DE ANSIEDAD POR SEPARACIÓN

La ansiedad por separación requiere ayuda terapéutica para superarlo
El Trastorno de Ansiedad de Separación se define como la preocupación o el temor excesivos de ser separados de familiares o personas con las cuales el niño está más ligado afectivamente. Los niños con trastorno de ansiedad de separación temen perderse de su familia o que algo malo le ocurra a un miembro de la familia si se separa de ellos. Los síntomas de ansiedad o temor ante la separación de miembros de la familia deben durar al menos cuatro semanas.


Se diferencia de la ansiedad ante desconocidos, que es normal y suele manifestarse en niños entre 7 y 11 meses de edad. Los síntomas del SAD son más severos que la ansiedad de separación normal que experimentan casi todos los niños en cierto grado, entre los 18 meses y los 3 años de edad

¿Qué causa el trastorno de ansiedad de separación?

Se cree hay factores biológicos, familiares y ambientales que contribuyen a la causa de los trastornos de ansiedad. Un desequilibrio entre dos transmisores químicos del cerebro (norepinefrina y serotonina) muy probablemente contribuya a la causa de los trastornos de ansiedad. Mientras que un niño o adolescente quizá haya heredado una tendencia biológica a ser ansioso, la ansiedad y el temor también pueden ser aprendidos de miembros de la familia u otras personas que manifiesten con frecuencia gran ansiedad cerca del niño. Una experiencia traumática también puede desencadenar la ansiedad.

¿A quiénes afecta el trastorno de ansiedad de separación?
Todos los niños y adolescentes experimentan algún grado de ansiedad. Es una parte normal del crecimiento. Sin embargo, cuando la preocupación y los temores ante la separación del hogar o la familia no son apropiados para la edad, puede tratarse de un trastorno de ansiedad de separación. Los informes indican que el SAD afecta por igual a varones y mujeres. Se estima que un 4% de los niños pequeños tienen SAD, mientras que la cifra para adolescentes es algo menor. Los hijos de padres con trastornos de ansiedad son más propensos a padecer un trastorno de ansiedad.

CARACTERÍSTICAS DE ESTE TRASTORNO

Al alejarse de las personas de gran apego, estos niños pueden manifestar retraimiento social, apatía, tristeza o dificultades para concentrarse en el trabajo o en el juego.

Dependiendo de su edad pueden experimentar diversos miedos (animales, monstruos, ladrones, accidentes, viajes) y otras situaciones que perciban como peligrosas para la integridad física de su familia o de ellos mismos.

El trastorno de ansiedad por separación puede dar lugar a la negativa a ir al colegio, lo que originaría problemas académicos y de evitación social. Ante la perspectiva de una separación, pueden mostrarse muy alterados e incluso coléricos, llegando a golpear a quien fuerza dicha separación.

Cuando están solos, especialmente por la noche, los niños de menor edad pueden experimentar percepciones inusuales (fantasmas, monstruos, muñecos que se mueven.
Los niños con este trastorno suelen describirse como exigentes, intrusivos y con necesidad de atención constante. Las excesivas peticiones del niño suelen producir frecuentes frustraciones en sus padres, dando lugar a resentimiento y a conflictos en la familia.

TRASTORNO DE ANSIEDAD GENERALIZADA EN LA INFANCIA

Los niños que presentan este problema muestran una excesiva preocupación y temor a diversas situaciones de la vida cotidiana, y van cambiando los focos de preocupación de una semana para otra. Los niños con este trastorno son obedientes e inhibidos y evitan la realización de deporte por miedo a herirse. Los síntomas más característicos del trastorno de ansiedad generalizada infantil son: 

  • Preocupación crónica y excesiva, difícil de controlar 
  • Necesidad excesiva de ser aceptados 
  • Quejas somáticas frecuentes 
  • Mal humor



Las preocupaciones patológicas se acompañan de varios síntomas expresión de la hiperactivación simpática (taquicardia, taquipnea, sudoración, sequedad de boca, etc.) En los niños, el espectro de síntomas es a menudo más limitado que en adultos.


CRITERIOS DIAGNÓSTICOS ANSIEDAD SEPARACIÓN DSM-V

A. Miedo o ansiedad excesiva e inapropiada para el nivel de desarrollo del individuo concerniente a su separación de aquellas personas por las que siente apego, puesta de manifiesto por al menos tres de las siguientes circunstancias:

1. Malestar excesivo y recurrente cuando se prevé o se vive una separación del hogar o de las figuras de mayor apego.

2. Preocupación excesiva y persistente por la posible pérdida de las figuras de mayor apego o de que puedan sufrir un posible daño, como una enfermedad, daño, calamidades o muerte.

3. Preocupación excesiva y persistente por la posibilidad de que un acontecimiento adverso (como perderse, ser raptado, tener un accidente, enfermar) cause la separación de una figura de gran apego.

4. Resistencia o rechazo persistente a salir, lejos de casa, a la escuela, al trabajo o a otro lugar por miedo a la separación.

5. Miedo excesivo y persistente o resistencia a estar solo o sin las figuras de mayor apego en casa o en otros lugares.

6. Resistencia o rechazo persistente a dormir fuera de casa o a dormir sin estar cerca de una figura de gran apego.

7. Pesadillas repetidas sobre el tema de la separación.

8. Quejas repetidas de síntomas físicos (dolor de cabeza, dolor de estómago, náuseas, vómitos) cuando se produce o se prevé la separación de las figuras de mayor apego.

B. El miedo, la ansiedad o la evitación es persistente, dura al menos cuatro semanas en niños y adolescentes y típicamente seis o más meses en adultos.

C. La alteración causa malestar clínicamente significativo o deterioro en lo social, académico, laboral u otras áreas importantes del funcionamiento.

D. La alteración no se explica mejor por otro trastorno mental, como rechazo a irse de casa por resistencia excesiva al cambio en un trastorno del espectro autista, delirios o alucinaciones concernientes a la separación en trastornos psicóticos, rechazo a salir sin alguien de confianza en la agorafobia, preocupación por una salud enfermiza u otro daño que pueda suceder a los allegados u otros significativos en el trastorno de ansiedad generalizada, o preocupación por padecer una enfermedad en el trastorno de ansiedad por enfermedad.


FACTORES DE RIESGO Y PRONÓSTICO

Ambientales. El trastorno de ansiedad por separación se desarrolla con frecuencia después de un estrés vital, en especial de una pérdida (como la muerte de una mascota familiar, una enfermedad propia o de un familiar, un cambio de colegio, el divorcio parental, una mudanza a un nuevo entorno, la inmigración y una catástrofe que suponga períodos de separación de las figuras de apego).

En los adultos jóvenes, otros ejemplos de estrés vital son dejar la casa de los padres, entablar una relación sentimental y convertirse en padre. La sobreprotección parental y el intrusismo pueden estar asociados con el trastorno de ansiedad por separación.

Genéticos y fisiológicos. El trastorno de ansiedad por separación en los niños puede ser hereditario. La heredabilidad estimada es del 73 % en una muestra comunitaria de gemelos de 6 años de edad, con cifras más altas en las niñas. Los niños con trastorno de ansiedad por separación muestran un particular aumento de la sensibilidad a la estimulación respiratoria mediante aire enriquecido con CO2.


Fuente: Asociación Americana de Psiquiatría, Manual diagnóstico y estadístico de los tras-tornos mentales (DSM-5®), 5a Ed. Arlington, VA, Asociación Americana de Psiquiatría, 2014

DIFERENCIA TRASTORNO DE ANSIEDAD POR SEPARACION Y OTROS MIEDOS

El diagnóstico del Trastorno de Ansiedad por Separación corresponde a los especialistas (psicólogo o psiquiatra infantil), que deberá realizar en su caso todas las pruebas y exploraciones complementarias.

Este trastorno requiere una clara distinción con otros trastornos que comparten ciertos aspectos de su sintomatología, por lo que se deberá realizar un diagnóstico diferencial con:

- RECHAZO ESCOLAR EN LA FOBIA ESCOLAR: se debe al miedo a hacer el ridículo ante los demás, o a condiciones aversivas del medio, más que al temor por separarse de las figuras significativas.

- TRASTORNOS GENERALIZADOS DEL DESARROLLO: también puede haber ansiedad por separación, pero además hay una alteración de las relaciones sociales, incluidas las familiares. Sería, por ejemplo, el caso del autismo.

- ESQUIZOFRENIA U OTROS TRASTORNOS PSICÓTICOS: suelen iniciarse a una edad más tardía y tienen una serie de síntomas característicos (alucinaciones, delirios, aplanamiento afectivo) que son la causa principal del malestar. No obstante, en el trastorno de ansiedad por separación puede haber ciertas experiencias perceptivas inusuales, aunque se basan en un estímulo real, sólo suceden en situaciones determinadas y son reversibles, lo que la diferencia de las alucinaciones.

- TRASTORNO DE ANSIEDAD GENERALIZADA: la ansiedad no se limita a las situaciones que implican separación de las figuras importantes. Dándose también ansiedad por el rendimiento académico o deportivo, por el cumplimiento de obligaciones o por las consecuencias de actos pasados.

- TRASTORNO DE ANGUSTIA CON AGORAFOBIA o AGORAFOBIA SIN HISTORIA DE TRASTORNO DE ANGUSTIA: se inician a una edad más tardía y lo que se teme son las situaciones en que se puede padecer un ataque de pánico inesperado o alguno de sus síntomas. Si bien en el trastorno de ansiedad por separación la amenaza de la separación puede elevar la ansiedad hasta producirse un ataque de pánico.

- HACER NOVILLOS EN LOS TRASTORNOS DE CONDUCTA: el absentismo escolar no se debe a la separación de las figuras significativas, más bien es causado por el propósito de romper las normas. Además el niño/a suele permanecer, durante este período, fuera de casa.

- RECHAZO ESCOLAR EN LOS TRASTORNOS DEL ESTADO DE ÁNIMO: debido a la pérdida de ganas, al cansancio o la preocupación por llorar en público. En el trastorno de ansiedad por separación es posible que aparezcan síntomas depresivos (tristeza, desgana, apatía) mientras están separados o al anticipar la separación.

- TRASTORNO NEGATIVISTA DESAFIANTE: en el trastorno de ansiedad por separación puede haber una conducta oposicionista para lograr que no se produzca la separación. En el trastorno negativista desafiante, esta conducta de oposición no se limita a las situaciones en que se va a producir la separación respecto de figuras significativas para el niño/a.

- NIVELES DE ANSIEDAD POR SEPARACIÓN PROPIOS DE LA ETAPA DE DESARROLLO: hay miedo a la separación pero es normal para la edad en que se encuentra el niño, por lo que este miedo no sería clínicamente significativo.

- TRASTORNO DE ESTRÉS POSTRAUMÁTICO. El miedo a la separación de los seres queridos es común después de eventos traumáticos como los desastres, en particular cuando los períodos de separación de los seres queridos se vivieron durante el evento traumático. En postraumático TEPT, los síntomas centrales giran en torno a las intrusiones y a la evitación de los recuerdos asociados al propio evento traumático, mientras que en el trastorno de ansiedad por separación las preocupaciones y evitaciones se centran en torno al bienestar de las figuras de apego y a la separación de ellas.

- DUELO. El duelo cursa con intenso anhelo o deseo de la persona fallecida, desconsuelo intenso y dolor emocional; la preocupación por el fallecido o las circunstancias de la muerte son respuestas que se espera que aparezcan en el duelo, mientras que el miedo a la separación de las personas por las que siente apego sería el centro en el trastorno de ansiedad por separación.

TOC EN LA INFANCIA

El TOC es un problema que puede aparecer en la infancia

El trastorno obsesivo compulsivo (TOC) es un trastorno de ansiedad en el que el niño o adolescente presenta generalmente obsesiones y también compulsiones, aunque a veces sólo tiene obsesiones o sólo compulsiones.

Al menos alguna vez el niño reconoce que las obsesiones o las compulsiones son excesivas o absurdas. Las obsesiones se definen como ideas, impulsos o imágenes mentales recurrentes que el niño tiene sin querer (no las puede evitar aunque no le gusten) y que le producen mucha ansiedad o distress. No se trata de simples preocupaciones sobre problemas de la vida diaria. El niño intenta ignorarlas o suprimirlas y generalmente reconoce que son producto de su mente y no son reales.



FOBIA ESCOLAR

la fobia escolar suele empezar en la primera infanciaLa fobia escolar consiste en un temor irracional a la escuela que produce un absentismo a clase total o parcial.

La falta de asistencia a la escuela puede ser un motivo suficiente para remitir a un niño a salud mental; muchos de estos niños pueden tener síntomas ansiosos. Pero la fobia escolar, como tal no es trastorno muy común

Generalmente, la instauración del problema es gradual, agravándose las dificultades a lo largo de semanas y meses. Los signos y síntomas generalmente se incrementan desde que el niño se despierta por la mañana. Afecta sobre todo a niños entre 11 y 14 años, pero puede observarse entre 5-15 años de edad. Es frecuente que aparezcan picos en momentos de transición escolar primaria-secundaria. Afecta a niños y niñas por igual.

FOBIA SOCIAL INFANCIA

En población infantil la ansiedad por fobia social se expresa en forma de llanto, oposición, berrinches y una necesidad imperiosa de evitar la situación social. Los niños con fobia social presentan también bajo estado de ánimo, poca confianza en sus habilidades y una fuerte tendencia a ser obstinados. A diferencia de los adultos, los niños no tienen porque reconocer que el miedo es irracional. Los síntomas más específicos de la fobia social en niños son:


  • Marcado y persistente temor sobre uno o más aspectos del rendimiento social 
  • Temor intenso a la crítica y humillación en público 
  • Miedo a estar con personas diferentes a los amigos o familiares 
  • La exposición a situaciones sociales casi siempre provoca ansiedad


la fobia social en la infancia es una fuente de sufrimiento para el niño




TRASTORNO DE HIPERSENSIBILIDAD SOCIAL EN NIÑOS

El síntoma predominante es la tendencia del niño a evitar el contacto con personas desconocidas, lo que interfiere en su socialización. El trastorno suele presentarse al menos durante 6 meses para realizar el diagnóstico.


La necesidad de eludir el contacto con desconocidos se acompaña del deseo de tener relaciones personales con los familiares y amigos, relaciones que suelen ser entrañables y cariñosas. La ansiedad del niño hace que se muestre tímido y aturdido frente a personas poco conocidas siendo incluso incapaz de hablar o saludar.


Típicamente, el niño se siente muy angustiado cuando los familiares le presionan para que tenga dichos contactos. Es un trastorno que suele comenzar a partir de los dos años y medio, cuando desaparece la ansiedad ante el extraño.



Los trastornos específicos del desarrollo del lenguaje pueden predisponer al padecimiento del trastorno.

TRASTORNO DE ANSIEDAD FÓBICA

el trastorno de ansiedad fóbica no resuelto puede causar fobia social en la edad adulta

La CIE-10 ha conservado el trastorno de ansiedad fóbica como un diagnóstico específico de la infancia. Para llegar a este diagnóstico los niños deben manifestar miedo persistente o recurrente, evolutivamente en un fase apropiada, pero en un grado anormal y asociado a deterioro funcional significativo que debe estar presente más de cuatro semanas.


MIEDOS INFANTILES SEGÚN EL PATRÓN EVOLUTIVO

El miedo en los niños es parte normal de su desarrollo. Los temores infantiles varían según la edad, y suelen ser universales. Comienzan en los primeros meses de vida y llegan hasta los 18 años de edad.
los miedos infantiles forman parte del aprendizaje del niño sobre el mundo

  • La presencia de estos miedos se considera como una parte integral del desarrollo psicológico normal. El miedo tiene la finalidad de señalizar la presencia de un peligro. 
  • La mayoría de los miedos suelen ser transitorios y no suelen interferir con el funcionamiento emocional cotidiano, desapareciendo al poco tiempo. 
  • Las vivencias aparejadas con estos miedos permiten al niño generar y consolidar recursos encaminados a resolver situaciones estresantes. 
  • Los miedos son reacciones ante una serie de estímulos que calificamos como amenazadores o que se han asociado con estímulos percibidos como peligrosos.

DIFERENCIAS ENTRE PESADILLAS Y TERRORES NOCTURNOS

Diferencias entre pesadillas y terrores nocturnos
Las pesadillas infantiles y los Terrores nocturnos se engloban dentro de los Trastornos del Sueño, en el grupo de las Parasomnias, que son aquellos trastornos del sueño que se caracterizan por conductas anormales asociadas al sueño. En el niño puede requerir intervención psicológica si aparece miedo a dormirse, a la oscuridad, a conciliar el sueño o problemas de irritabilidad o ansiedad.



MUTISMO SELECTIVO

Los niños con mutismo selectivo, cuando se encuentran con otros sujetos en las interacciones sociales, no inician el diálogo o no responden cuando les hablan.

Estos niños hablan en casa, en presencia de sus familiares más allegados, pero a menudo no lo hacen con amigos o familiares que no forman parte de su círculo más próximo (ni siquiera abuelos o primos). El trastorno está caracterizado por una elevada ansiedad social.

En ocasiones estos niños se comunican por medios para-verbales, como gestos, gruñidos o escritura.

CRITERIOS DIAGNÓSTICOS DSM-5

A. Fracaso constante para hablar en situaciones sociales específicas en las que existe expectativa por hablar (como en la escuela) a pesar de hacerlo en otras situaciones.

B. La alteración interfiere en los logros educativos o laborales, o en la comunicación social.

C. La duración de la alteración es como mínimo de un mes (no limitada al primer mes de escuela).

D. El fracaso para hablar no se puede atribuir a la falta de conocimiento o a la comodidad con el lenguaje hablado necesario en la situación social.

E. La alteración no se explica mejor por un trastorno de la comunicación, como el tartamudeo y no se produce exclusivamente durante el curso de un trastorno del espectro autista, la esquizofrenia u otro trastorno psicótico.

CARACTERÍSTICAS ASOCIADAS AL MUTISMO SELECTIVO

Los niños con este trastorno suelen presentar timidez excesiva, miedo a la humillación social, aislamiento y retraimiento social, rasgos compulsivos, negativismo, rabietas, comportamiento controlador (especialmente en casa).

Aunque sus habilidades lingüísticas son normales, el mutismo puede estar asociado con un trastorno de la comunicación, aunque no se ha identificado ninguna asociación concreta con algún trastorno especifico de la comunicación. Incluso cuando este trastorno está asociado, también existe ansiedad.

A los niños con mutismo selectivo se les puede diagnostica como trastorno de fobia social